Alimentación vegana: sana y sostenible

IMG_20170722_092612_724

Comer vegano no es seguir una dieta en la que puedes darte “lujos” un par de días a la semana. Es una forma sostenible de alimentar tu tripa y tu alma, respetando el planeta y a todos los seres vivos del mismo. Cuando compras un producto debes buscar que el mismo no implique crueldad ni hacia los animales ni hacía los trabajadores que lo recolectan y procesan.

Tras esta muy resumida introducción os comento como organizo yo mis platos, basándome siempre en que cada día debemos obtener vitaminas, proteínas y carbohidratos para que nuestro cuerpo funcione a la perfección. Un plato lleno de color es un plato completo.Siempre nos dicen que tenemos que tomar como mínimo cinco frutas al día. Esto, aunque suena para muchos como algo imposible, no lo es para nada. Aquí en Canarias tenemos una oferta super rica de las mismas, tanto tropicales como “las de siempre” (manzana, naranja, pera, etcétera). Por ejemplo, hacer un batido con un poco de papaya, sandía, melón y manzana te ayuda a tener el sistema limpio y lleno de vitaminas.

IMG_20170705_154905415
Papaya con plátano, manzana, melón, semillas de chía, sésamo y ciruelas moradas.

A la hora de desayunar también es estupendo arrancar el día con un buen café tostado de comercio justo, té verde o negro, o una fresca limonada con un poco de agave si no te gusta mucho el ácido del limón. También es un buen desayuno tomarte unas tostadas con manteca de cacahuete y un poco de algarroba, para darte mucha energía y enfrentarte al día. Un poco de mermelada, sin que tenga excesivos azucares, y siempre buscando un pan que sea integral o tenga semillas, ya que el pan blanco de toda la vida suele tener mantecas y harinas procesadas que no son saludables.

Para el intermedio del día siempre suele caer bollería y refrescos industriales. Pero, si lo cambiamos por un puñado de frutos secos, obtendremos grasas saludables que nos aportan energía, ayudan a nuestra mente a funcionar mejor y es mucho más saludable para matar el hambre antes del esperado almuerzo.

A la hora de buscar carbohidratos y proteínas para el plato no siempre tenemos que recurrir a la carne o a la pasta. Preparo platos con trigo, quinoa, pasta de espinacas, pasta de tomate, pasta de trigo, espárragos, aguacate, remolacha, brócoli, coliflor, zanahoria, apio, millo, berenjena, ajo, setas, cebolla, papas, berros, calabaza, judías y guisantes. Teniendo en cuenta que hay más opciones muy sanas, pero estos son los que suelo usar yo como base en mis comidas.

IMG_20170807_143342335_HDR.jpg
Revuelto de cebolla, pimientos amarillos y naranjas, tofu marinado, guisantes y especias variadas. zumo de naranja y refresco de jengibre con muy pocos azúcares.

Hay una variedad tremenda de alimentos que podemos consumir sin soportar los efectos secundarios de la carne, que te aportan proteínas sin sus efectos secundarios. Es decir, esas grasas que acaban subiendo ese maldito colesterol y provocando enfermedades derivadas del proceso que sufren las mismas. Hoy en día ya no existe lo que se puede llamar “carne saludable” ya que la industria y sus prisas medican a los animales para mantenerlos “sanos” y que crezcan de forma acelerada. Comer pollo para tener mucha proteína es un absurdo hoy en día, igual que el consumo de huevo para el mismo fin. Teniendo en cuenta todas las demás opciones sin efectos secundarios, podemos cambiarlas de nuestro menú y tener energía y proteína saludable de alimentos como los que he comentado anteriormente.

Para los que echan de menos la textura de la carne o el sabor existen muchos sustitutivos, como la soja texturizada o los alimentos hechos a base de proteína vegetal con saborizantes. Pero yo no suelo recomendar estos últimos, porque al final lo que intento en mi dieta es la frescura y evitar tanto procesado y conservante. El aceite de palma es algo que está presente en muchos de ellos y realmente no aporta nada bueno o esencial, ni a nosotros ni al medio, ya que su consumo está asociado a la deforestación y la extinción de especies que se quedan sin hogar para poder tener extensos campos de cultivo de este producto. El aceite y la grasa de palma son causantes de retención de grasas en el cuerpo, pero grasas malas, no esas tan buenas que podemos obtener consumiendo, por ejemplo, aceite de coco o la misma carne del coco, un alimento que nos da grasas muy sanas sin efectos secundarios [1].

Respecto al consumo de leche solo tengo que decir que me resulta un alimento medieval. Actualmente tenemos tanta variedad de leches, o bebidas, vegetales que puedes estar semanas tomando cada día una leche diferente: avena, coco, arroz, alpiste, cáñamo, soja, almendras y mezclas de las mismas con otros frutos secos como las avellanas o la leche de nueces, muy rica para mejorar el funcionamiento de nuestro cerebro. ¿Nunca os habéis parado a pensar que somos el único mamífero que sigue consumiendo leche, encima de otra especie, luego de pasar nuestra etapa de lactancia? La leche materna de una humana tiene 1 g de proteína por litro y la de una vaca tiene hasta 36 g por litro. Es lógico que sea así porque los becerros deben crecer mucho en un corto intervalo de tiempo y por tanto es una leche muy rica en proteína, a la vez que tiene hormonas y grados máximos de pus y purines (puedes consultar esta información el documental What the Health? o este artículo de la Universidad de Minnessota).

IMG_20170806_110828606.jpg
Fruta fresca, té verde con jasmín de Marruecos, cereales de millo y leche de soja con sabor a vainilla.

También suelen preguntarme como obtengo el omega 3. Yo siempre respondo que está en más alimentos de los que uno pueda pensar, como el famoso kale, un tipo de col, que es un super alimento que, a parte de aportarte el famoso calcio que tanto nos preocupa, tiene omega 3 en cantidades superiores al pescado azul. De igual modo que las nueces, el aceite de cáñamo, de lino, aguacate, la chía [2] y suplementos de concentrados que puedes encontrar en herbolarios si no tienes a mano de forma regular estos alimentos. Siempre será mejor consumir tu omega 3 sin el suplemento de mercurio y residuos de plástico que te aportan los alimentos que provienen del mar. Dicho por la OMS.

Es como si no nos diésemos cuenta de que todos esos vertidos que van al mar acaban en el pescado que se suele comer. Vemos el atún en la lata y no nos pone por fuera el grado de toxicidad por mercurio al que nos vamos a ver expuestos, cuando el atún es uno de los animales con mayor capacidad de absorción de este metal. No conozco a nadie que, como digo yo, chupe termómetros, así que, ¿porque comer atún y pescado intoxicado?

También tengo respuesta para quienes consumen pescado proveniente de piscifactorías, pensando que ahí no van a estar contaminados, cuando realmente son drogados con medicamentos que los mantienen sanos, pero que luego repercuten en nuestra salud. Y con esto no olvido el factor principal de la terrible crueldad que supone seguir extrayendo estos animales del mar y matando así nuestros océanos. Si amas el mar, cuídalo y tomate tu omega 3 en un rico puñado de nueces, o cualquier otra alternativa.[3] [4]

IMG_20170715_123434_561.jpg
Lasaña con soja texturizada, tomate natural, pimientos, cebolla, perejil, espinacas y queso vegano hecho a base de anacardos.

Antes de terminar no puedo olvidar mencionar la vitamina B12 y su obtención, pero para entendernos os cito este párrafo del artículo de Wikipedia que ayuda bastante a aclarar de que va esto:

Ni los hongos, ni las plantas, ni los animales pueden producir esta vitamina. Solo las bacterias y las arqueobacterias tienen las enzimas necesarias para su síntesis, no obstante muchos alimentos son fuente natural de B12 debido a la simbiosis bacteriana.​ Estructuralmente hablando, esta es la vitamina más compleja y puede ser producida industrialmente únicamente por fermentación bacteriana.5

 

Yo la obtengo tomándome un suplemento llamado Multivítaminico VEG 1, que es el recomendado por la Vegan Society,  y tiene un precio bastante asequible. Te viene en cómodas tabletas que puedes tomarte cada mañana con el desayuno para tener tus vitaminas, ya que no solo aporta B12. También incluye la B6, ácido fólico, vitamina D, yodo y selenio.  Para los niños con una cada dos días o media tableta al día puedes estar tranquilo y asegurarte así de que no les va a faltar nada.
https://www.planetavegano.com/eshop/2002-thickbox_default/multivitaminico-veg-1.jpg

Siempre fui una persona que padecía de anemia y desde que sigo una dieta vegana y me molesto en saber que me estoy llevando a la boca tengo a mi medico dando saltos de alegría. Hasta ahora no había manera de que retuviera esta bacteria tan importante para el correcto funcionamiento del cerebro y su oxigenación [5].

Ante todo quiero recalcar que no soy nutricionista, solo soy una humana que se ha cansado de la crueldad y de financiar un sistema sin corazón donde no sabemos ni lo que estamos comiendo y acabamos teniendo dependencia de pastillas para controlar nuestro colesterol y evitar sufrir infartos. Cuando lo más fácil es prevenir a través de la alimentación en vez de recurrir a las farmacéuticas y esas pastillas llenas de efectos secundarios. Espero que mi resumen de mi día a día os ayude, porque desde que sigo este estilo de vida y filosofía ,me siento de verdad ecológica y sostenible, sana y diferente.

Go vegan, por el planeta, por los animales y por la humanidad.

photo_2017-08-24_16-16-51
Disfrutando de una calita en puerto Naos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *